contact ME

Use the form on the right to contact me.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right.

Name
Name
Checkbox


Nice
France

Diario

Versión española del blog

Spanish version of the blog

Día 2: Roncesvalles - Villava

Ivan Blanco

El segundo día de mi Camino empezó un poco antes que el anterior. Tras desearle el mejor de los Caminos al increíble Vicente (véase día 1 Parte 2), la idea era de por lo menos llegar a Pamplona o cerca de la misma.

Dejando Roncesvalles por un precioso pasadizo enarbolado, empecé a disfrutar del paisaje natural pero sin las arduas subidas del día anterior. Mi primer encuentro del día se produjo en Bizkarreta, donde conocí a Jose, que me recomendó un sitio muy bueno para almorzar en Zubiri.

Las bajadas "bacheadas" de Zubiri

Tras unas cuantas pedaladas, al final conseguí llegar hasta este pueblo y me encontré allí de nuevo con Jose y su hijo Carlos, que de hecho son de Sabadell y estaban en la región para vender pantalones de caza. Fue un placer conocer gente de fuera del Camino y la comida estaba buenísima.

Por desgracia, ese también fue el momento en el que me di cuenta que había perdido mi móvil francés, se pudo haber perdido en cualquier parte entre Roncesvalles y Zubiri, unos 26 km con bajadas llenas de baches. Por lo tanto, me encontré con un Camino que ya se llevaba algo más que esfuerzo.

Tercer consejo para el Camino: ata bien tus posesiones importantes.

Casi casi ya me quería quedar en Zubiri, pero aun quedaba mucho de día y ya no tenía esperanzas reales de recuperar mi móvil perdido "en la selva" (al llamarlo no daba tono).

Alfred y yo

Intentando olvidar mi perdida, continué mi recorrido hacia Villava por uno de los senderos más divertidos y bonitos que me encontré en el Camino. Escogí Villava a conciencia para evitar la muchedumbre en Pamplona y poder conocer mejor la gente con la que me podría topar. Es así como conocí a Alfred, compañero de habitación con el que rápidamente conecté al contarnos nuestras historias y viajes. Además, hemos tenido una cena vasca fantástica, unas buenas cervezas y he podido continuar con él mi proyecto fotográfico.

La verdad es que fue como reencontrarme con un viejo amigo y además de practicar alemán, hemos pasado un buen momento juntos: Ich wünsche dir ein tollen Camino Alfred!