contact ME

Use the form on the right to contact me.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right.

Name
Name
Checkbox


Nice
France

Diario

Versión española del blog

Spanish version of the blog

El Carnaval más intenso del mundo: il Carnevale di Ivrea!

Ivan Blanco

Let's have it in English

Cierto es que todos los carnavales suelen estar cargados de emociones, energía y alegría... Sin embargo, y sin haber podido vivir aún EL carnaval más famoso en Río, me arriesgaré a dar el honor a los italianos de tener el Carnaval más intenso y lleno de energía del mundo.

A pesar de que en mi región de origen, Galicia, hay un carnaval que se parece bastante al de Ivrea (comprueba aquí mis fotos de la Farelada de Verín), el Storico Carnevale di Ivrea es bien más duro y sigue siendo mi favorito.

Haciendo valer el refrán, una imagen vale más que mil palabras, este será más bien un post de fotos pero con un toque italiano en sus leyendas. Si quieres descubrir más sobre este peculiar carnaval, haz click aquí para ver mi otro artículo sobre el carnaval de Ivrea. 

Entrata al templo aranciere di Ivrea

La Mugnaia Violetta – 2017 – 40 anni del Ordine della Mugnaia

I bambini

Il Generale Claudio – 2017

Bella Ivrea

Tempo di musica

Dicono che si chiama Palazzo Civico

Inizia la battaglia 

La molto Nobile

Tempo di riposo

La battaglia anche per i piccoli

Un gioco di scacchi ? - Piazza Ottinetti

Strade d'Ivrea

Pronti per la battaglia

Fiumi di arancie

Andiamo !

Ricarica

In bocca al lupo

Facce di Ivrea

Arancia vaaa !

Nel cuore

Tempo di partire

Grazie Ivrea, grazie Torino, grazie Piemonte... alla prossima !

Si quieres ver mas carnavales emocionantes, descubre mis posts del Triángulo Carnavalesco de la Riviera y sígueme en mis redes sociales.

Louis Caput... cuando el nombre lo dice todo!

Ivan Blanco

Cavendish or Wiggins? Whatever, English is over here

ka•put
(kɑˈpʊt, -ˈput, kə-) del alemán

1. umg roto;estropeado;destrozado, umg

2. (erschöpft) reventadorendido
ich bin total kaputt umg estoy hecho polvo

3. (ruiniert) arruinado
kaputte Ehematrimonio m roto
ein kaputter Typ umg un tipo destrozado, un perdido

4. fig was ist den jetzt kaputt?¿qué pasa ahora?

Fuente: http://es.langenscheidt.com/aleman-espanol/kaputt

 

Éste es el adjetivo principal que resume mi último desafío ciclista... la cicloturística organizada cada año por el club ciclista Etoile Sportive de Villeneuve Loubet cyclisme (ESVL), en honor a la leyenda francesa Louis Caput.

Louis Caput fue un ciclista francés que compitió durante los años 1940 y 50, con un notable historial totalmente contrario al origen germánico de su nombre; campeón de Francia, ganador de la París-Tours o director deportivo son sólo algunos de los éxitos de su carrera.

Con tal aliciente, la cicloturística propuesta por un amigo y a la que me apunté en el último minuto, se perfilaba de lo más interesante. En términos numéricos, hablamos de 146 kms y 2700 m de desnivel acumulado, en una zona de la Provenza que aún no había estado y así poder descubrir otro rincón de esta preciosa región francesa. Como ya tengo hechos más kilómetros en anteriores ocasiones, acepté sin darle demasiadas vueltas, aunque, pobre de mí, mi optimismo a veces me lleva a cierta enajenación mental...

Al igual que con el desafío de la París-Niza (puedes verlo aquí), el optimismo ciclista me juega una mala pasada por razones varias como no alimentarme lo suficiente o no haber estudiado el recorrido suficientemente, encontrándome con subidas inesperadas como la Grave de Peille... y por supuesto, lo mismo sucedió con mi primera Louis Caput.

Con un calentamiento de casi 16 kms para llegar a Villeneuve Loubet, punto de partida de la cicloturística, me reuní con mi amigo Armand, quien en la pasada Triathlon de Cannes se clasificó 41 de 777 participantes, y su otro amigo triatleta Richard para partir juntos en esta Louis Caput. Pero con tales antecedentes, les fue más que fácil perderme en la subida del Col de Vence.

En mi, pequeña, defensa, venía de 6 días intensos en los que no paré de rodar y a un ritmo de lo más fuerte en mis salidas al trabajo, llegando incluso a medias de casi 36 km/h para un total de 280 kms recorridos. Fuera como fuese, este nuevo reto me enseñó mucho a nivel físico como mentalmente para éste tipo de distancias.

La primera parte nos llevó desde el nivel del mar hasta los casi 1000 m del Col de Vence que pasa por la preciosa St. Paul y unos paisajes que parecían sacados del Señor de los Anillos, compruébalo tú mismo:

Con o sin anillo para gobernarlos a todos... mi estado físico ya antes de empezar era de agotamiento total tras mis 6 días sin descanso. Aún a sabiendas de ésto, terco como soy decidí embarcarme en esta aventura de todas formas. Si a ésto le añadimos que mi cabeza iniciaba a jugar una mala pasada y me metía ideas como cambiar de plan y hacer sólo el recorrido de 100 kms, o subir sólo al Col de Vence y volver, o ni siquiera subir más y ya dar media vuelta... con alrededor de 150 participantes repartidos en los 146 kms y sin tener salida conjunta, a no ser que consigas mantener el ritmo de tus compañeros, puede que pases varios momentos solitarios, lo cual no ayuda en este desafío mental.

150 kms, +2500 m y 150 participantes: Louis Caput!

Como violinista que no se ha estudiado su partitura antes del concierto… mi impulsivo registro a la cicloturística me hizo relegar el estudio de la ruta… lo que resultó en unos primeros 90 kms muy duros donde el juego mental se mezclaba con cierta molestia en la rodilla y piernas cargadas, sin embargo, era el sufrimiento que precedía a lo que iba ser una de mis salidas más bellas y alegres que jamás he vivido.

Todo este sufrimiento y el sacrificio se convirtió en secundario cuando primero me encontré con el lugareño Gilles que se conoce la zona al dedillo. El trecho principalmente plano antes del Col de Bleine nos permitió tener una conversación muy agradable a la que se unieron otros dos compañeros de la cicloturística; por encima de todos los kms, las carreras, o retos, una de las mejores cosas de la bicicleta son la gente con la que compartes tus aventuras.

Pero esta nueva subida me relegó de nuevo hacia la parte final del grupo, llegando a perderlos y con la rodilla que por momentos gritaba más fuerte que mi determinación... así que la callé con un poco de agua. Conquistando al final la cima de Bleine, llegué al último punto de avituallamiento donde conocí a Bernard, uno de los organizadores y hablamos de mis cámaras de acción y el ciclismo en general, hasta tal punto, que casi me olvido de recargar las pilas. También conocí allí a Michelle y Olivier, compañeros de trabajo, que hacían la Louis Caput por segundo año consecutivo.

Con el coche escoba de repente pisándonos los talones, nos pusimos rápidamente en marcha y nos dimos cuenta de que estábamos socializando y comiendo más que pedaleando, por lo que chupito rápido de café y allá nos fuimos. Habiendo recuperado las fuerzas y con ayuda de los descensos donde soy bastante fuerte, pronto perdí de vista a Michelle y Olivier. A pesar de ello, la falta de compañía no me privó de la belleza natural que esconde esta región, hasta tal punto que me hizo reír de felicidad y gritar de alegría con los paisajes y pueblos que estaba viendo.

Tan pronto como lo vi, me enamoré de Gourdon, posada sobre su magnífica colina, la carretera parecía envolverla con el mismo asombro que yo, lo que me dió la oportunidad de fotografiarla desde casi todos los ángulos. ¿Qué más podía pedir? Pues un casi-Ícaro en parapente volando libre como un pájaro, y haciéndome recordar que a menudo, las mejores cosas en este mundo están ahí afuera, siempre y cuando, estés dispuesto a dar ese paso extra para llegar a tu meta.

Descendiendo por las sinuosas carreteras de la Provenza, el descenso hacia Villeneuve Loubet fue un auténtico placer y cambió por completo mi perspectiva inicial gracias a los momentos de alegría, camaradería, pasión compartida por la bici y lo que en fin, fue uno de mis momentos ciclistas más felices.

En memoria de Louis Caput, tenemos aquí una muy honorable y recomendable cicloturística gracias al club ciclista Etoile Sportive de Villeneuve Loubet cyclisme.

Merci beaucoup pour cette merveilleuse aventure !

Equipo ŠKODA: encuentro con los Pros del Ciclismo

Ivan Blanco

Allez les bleus, par ici pour vous (bientôt)
Cavendish or Wiggins? Whatever, English is over here

 

¿Cómo diablos he acabado en París con dos ex ciclistas profesionales y otros 19 apasionados de la bici luchando por un puesto en el equipo ŠKODA...?

¿¡Pereza?! Más abajo tienes el vídeo

Si fuéramos realmente muy atrás, podríamos decir que mis años de guardería serían el verdadero inicio de esta historia, época en la que iba en bici a todas partes y era casi una extensión de mi cuerpo. Sin embargo, como no se trata aquí de una autobiografía, por lo que avancemos rápidamente hasta el año pasado, julio del 2015, cuando en medio del Tour de Francia finalmente conseguí mi ansiada bicicleta de carretera. Algunos de vosotros que más me han seguido, sabréis que mi vuelta a la bici coincidió con mi 1ª Camino de Santiago, cruzando España con mis casi 30 kg de bici y equipaje, para volver a casa y vivir el viaje de mi vida y que lo ha cambiado todo; puedes revivir y ver mis 15 días inolvidables aquí.

 
¡Más lejos y más arriba!
 

Con el constante objetivo de llegar más lejos y más alto en mi vida tanto personal como deportiva, tras largas horas buscando en Internet, y con el Tour de Francia elevando mis ansias de encontrar una bici de carretera ideal, me encontré con una preciosa Cannondale de carbono de tercera mano y que no había sido usada más de 2000 kms por sus anteriores dueños; en perfecto estado ¿Qué más podía pedir? Pues, que Serge, el anterior dueño (y con casualmente el mismo apellido que mi madre ...) se vio forzado a dejar el ciclismo por una condición médica, por lo que también vendía su calzado ciclista totalmente nuevo y me dió de regalo 2 kits ciclistas, esto es a lo que le llamo yo, nunca mejor dicho, empezar con buen pie mi aventura ciclista de carretera.

 
¿330 kms en un día?
¿Loco?

¡Siempre!
 

No tardé demasiado en superar los hitos hitos kilométricos de los anteriores dueños, y con apenas dos de mis mayores salidas al mes siguiente, me hice casi un cuarto de lo que recorrieron ellos. Persiguiendo así reto tras reto, el ir en bici al trabajo empezaba a convertirse en un hábito que se completaba con salidas más largas durante mis fines de semana abriendo nuevas oportunidades de viaje y descubrimientos, jamás imaginados. Como coger y dirigirse hacia el famoso Col de Turini, llegando a los 180 km en mi contador Strava (app de localización GPS), superado rápidamente una semana después con lo que es a día de hoy mi viaje en bici más largo: 330 km desde Niza a Hyères (parte más al sur de Francia) y vuelta en un sólo día. Sí, en efecto, hubo un poco de sufrimiento y comer sin parar, además de, dormir 11 horas de golpe tras semejante proeza.

Hubo algún objetivo aún más ambicioso, pero que se vio truncado por circunstancias técnicas y que se ve relegado a un futuro no muy lejano... no seas impaciente, llegará llegará, cada cosa a su tiempo.

Totalmente comprometido a la bici como mi medio de transporte principal, hoy en día me hago 20 km en cada dirección para ir al trabajo e incluso ya superé de creces los 3000 kms en lo que va de año, y acercándome poco a poco a los 10000 kms para mi aún muy joven Cannondale. Uno sabe realmente que la bici se ha convertido en su pasión, cuando te pasas unos días sin rodar en ella y sientes que algo falta en tu vida... o como me lo dijo Remi de Café du Cycliste: estás jodido chaval, te ha picado el gusanillo de la bici de carretera.

Cuánta razón lleva... y ¡me encanta!

Esto es ir al trabajo en la Cote d'Azur

Así que sin retrasar más la pregunta inicial, durante el último finde de la carrera ciclista París-Niza, del que ya hablé aquí en otra entrada, me fui a tomar una cerveza y relajarme un poco después de uno de mis mejores findes ciclistas hasta la fecha. Al descubrir un concurso en CyclingHeroes.com a través de ŠKODA, rellené el formulario y tampoco me esperaba gran qué. Había que completar un par de kms en bici a través de la aplicación Strava, donde mis viajes diarios ya cumplían de sobras la distancia necesaria.

Amanecer de la Paris-Niza

Realmente no pensé mucho más en ello hasta unas semanas después... me encontraba mirando la pestaña de promociones en mi correo electrónico, pasando por emails de productos electrónicos, descuentos Groupon, historias de Rouleur, venta de cámaras, etc. Cuando de repente, me llama la atención uno que pone "Felicidades" y firmado por ŠKODA Francia... al principio me dije, vaya otro en el que me dicen que me tocó un coche, pero que tengo que contactar con algún Príncipe en África... sin embargo, sorpresa sorpresa, me equivoqué y era más que legítimo, no gane un coche, pero estaba entre los 40 finalistas para formar parte del primer equipo ciclista ŠKODA!!! No podía creérmelo, tuve que volver a comprobar de lo que realmente se trataba todo esto. Así que los suertudos 10 se llevarán:

 
  • 3 fines de semana con un entrenamiento de lujo por parte de Jérôme Pineau, con 13 participaciones en el Tour de Francia, ganador de 2 maillots de escalador, y Florian Rousseau, 10 veces campeón del mundo en ciclismo de pista y 3 medallas de oro olímpico en la misma disciplina.
  • Todos los gastos cubiertos
  • Poder rodar con una bici de carbono
  • Equipamiento completo
  • Participar en la Etape del Tour, el mayor desafío ciclo deportivo con 146 kms, 4 cimas a más de 1600 metros, unos 15000 participantes
  • Y vaya... esto es ¡sólo el aperitivo!
 

Jerome Pineau en el centro

Pero nada está decidido aún, así que mejor bajar las expectativas. Primera fase, una llamada Skype con uno de los entrenadores y alguien de la organización, y por qué no, un sábado, que coincidió el mismo día en el que dos de mis mejores amigos se casaron, siendo yo su fotógrafo en la encantadora ciudad de Antibes. Debido a este compromiso, era incapaz de hacerlo en el horario propuesto, por lo que lo reprogramamos para después del almuerzo... Justamente cuando salíamos del restaurante y con unos copillas de vino rosado más, suena la típica melodía de Skype y acabamos con una conversación muy grata sobre mi historia con la bici, mi motivación, equipo que uso y también alguna charla de Madrid o Barça... efectivamente, el entrenador que me había tocado era Jérôme :)

Al final quedó la cosa en que me contactarían el lunes para decirme si entraba en los últimos 20 o no y así, poder reunirnos todos en la salida del famoso París-Roubaix. Sin embargo, el lunes no llego noticia alguna, por lo que empecé a pensar en alguna ruta alternativa para hacer el próximo finde y me contenté con haber podido hablar con un gran profesional del mundo ciclista... Pero, al día siguiente, entra de nuevo un correo con: Felicidades! Había conseguido entrar en los últimos 20 y a toda marcha empecé a reservar mis billetes con destino París, mientras aún estaba asimilando la noticia. ¡Increíble! La verdad es que no conseguí dormir mucho esa semana y durante la mitad del tiempo, mi cabeza ya soñaba en el fin de semana que me esperaba. La excitación empezaba a acumularse aún sin bien saber lo que iba a ocurrir, ya que esto, llevar nuestras bicis y el hotel al que nos teníamos que dirigir, fue toda la información que nos han dado.

Que qué, ¿¡¿estoy entre los últimos 20 de 900 participantes!?!?

Teniendo que trabajar el día de mi viaje, hizo que llegara bastante tarde y unido a montar mi bici y una cena de microondas retrasaron la hora del sueño, acentuada por la intriga, el nerviosismo y la excitación mezclados con un vago intento de autocontrol... en algún momento dado, la fatiga tomó el control de la situación.

Con ojos de chino, me despierto para el día 1 con algo que nunca me falló en mi Camino de Santiago, un gran desayuno para tomar fuerzas e impulsar mi carrera para conseguir un puesto en el primer equipo Skoda. Hablando de equipo, el compañero con el que me encontré fue Mikael y obviamente empezamos a hablar nuestras bicis, lo que podría esperarnos y nuestros orígenes. Gracias a él, pude desatornillar mis pedales con la llave que amablemente me prestó, lo único que necesitaríamos para ese día. Al ver que el joven Antoine nos sobreescuchaba, lo invité para que nos conociéramos los tres más a fondo. La cosa se estaba haciendo prometedora.

Destino Compiègne, mítico punto de partida para la Paris-Roubaix

Tras refrescarme la cara y comprobar mi bolsa el primer paseo del fin de semana iba a ser en... bus. Gracias a las lejanas, muy lejanas, fotos que hice de la Torre Eiffel y el Montmartre, ya podía decir que he 'estado' en París. Con destino Compiègne, el pueblo donde iba dar comienzo la carrera de profesionales París-Roubaix, también conocida como el Infierno del Norte debido a su recorrido traicionero, nos encontramos en la plaza principal en el mismo día en que los equipos profesionales estaban siendo presentados al público. Sin tener ni idea de lo que nos esperaba, con simplemente nuestros pedales en las manos, mi sueño de rodar por las adoquinadas rutas del Paris-Roubaix se esfumaban rápidamente.

Llegados al centro, gran sorpresa para todos, un auténtico equipo de producción cinematográfico nos esperaba a la salida del autobús. El que más y el que menos, nos sentimos abrumados por tal atención y gratamente sorprendidos cuando finalmente llegamos a enfrentarnos a nuestros entrenadores Jérôme Pineau y Florian Rousseau... Después, eso sí,... tras unas cuantas y repetitivas tomas :)

Nos presentaron el programa de la mañana que acabó siendo bastante enfocada hacia el lado mediático y con Paul Barrocas, Jefe de Departament de Marketing de Skoda Francia, dándonos la bienvenida a todos. Seguido de una conferencia de prensa, entrevistas, unas cuantas fotos, vídeos y pequeñas revelaciones que iban saliendo a cuenta gotas. Por ejemplo, el hecho de que los últimos 10 no sólo podrán quedarse con sus maillots, sino que también con las magníficas bicis Lapierre que brillaban sentadas sobre un, igual de brillante, coche Skoda... hmmm si consigo pasar, no sé si proponer algún tipo de intercambio... :)

 
Venga, ¡ya es hora de pedalear!
 

Pero por muy emocionante y glamuroso que se estaba presentando la cosa, no nos enfundamos nuestros maillots sólo para las vistas. El momento deportivo principal consistía en evaluar nuestro potencial sobre unas bicis estáticas y así establecer la base de mejora por si consiguiéramos entrar en los últimos 10. La tarea era bastante clara, en intervalos de 2 min, teníamos que alcanzar las -30 pulsaciones por minuto, -20 y -10 respectivamente, para acabar todo en un sprint 10 segundos al máximo de nuestras fuerzas. Como nunca había hecho esto, no sé realmente si mis resultados son buenos o no, en cualquier caso, para los amigos de las cifras, aquí van; mi máximo es de alrededor de 193 latidos por minuto, a -10 tiene casi 400 W y en el sprint de 10 segundos lo tiene hasta 720 latidos por minuto, con un máximo solo a 185.

Volviendo al sueño hecho realidad, aproveché la oportunidad y me escapé hacia la zona de presentaciones en lo que acabó siendo el broche de oro a lo que ya estaba siendo una experiencia única. Vi de nuevo uno de mis corredores favoritos, Peter Sagan, que fue presentado junto con sus compañeros del Equipo Tinkoff Saxxo, y tuve también la suerte de probablemente conocer a su mayor, "pequeño", fan:

Concluyendo el largo día con una deliciosa cena buffet en el hotel, fue un momento distendido ideal para con el resto de los compañeros y conocer un poco más de sus vidas. ¿Lo mejor? El ambiente de camaradería y pasión por un mismo deporte sin la agresiva competitividad que podría esperarse, fue como cuando sales con tus colegas a hacer una centena de kilómetros y acabáis la jornada alrededor de la misma mesa y una sonrisa de oreja a oreja... éramos la familia Skoda! 

 
¡Qué gran familia!
 

Una última cosa nos esperaba, una pequeña sesión de fotos y retirarnos hacia una noche muy corta. Al día siguiente tocaría madrugar para un día de bici más intenso y mi estreno ante una Contrarreloj estaba a punto de suceder...

Esto es todo por ahora. El episodio 1 ya está disponible y en breves se publicará el episodio 2 donde podrás descubrir quiénes serán los 10 afortunados integrantes del #TeamSkoda y que irán dirección Morzine para destronar las cimas de la Etape du Tour.

Si quieres descubrir la emocionante final, estate atento a mis redes sociales, y si quieres ver cómo fue nuestro encuentro con los pros del ciclismo, haz click en el vídeo y de paso aprovechas a desempolvar tu francés.