contact ME

Use the form on the right to contact me.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right.

Name
Name
Checkbox


Nice
France

Por el Norte: Día 5 Gernika - Portugalete

Diario

Versión española del blog

Spanish version of the blog

Por el Norte: Día 5 Gernika - Portugalete

Ivan Blanco

Back to English

Después de haber dormido en un lugar lleno de historia, arte y símbolos como los que se pueden encontrar en Gernika, la persistente lluvia del Norte decidió acompañarme un poco más hasta llegar a las colinas de una destacada ciudad vasca...

Mi quinto día del Camino del Norte comenzaba con una nueva amiga, la peregrina Camille (vuelve al día 4 para saber más), con la que fui a por el ritual típico de una mañana peregrinera, nos lanzamos a por un buen desayuno:

Desayuno Bicigrino

Desayuno de campeones

Viendo la lluvia caer intensamente, tomé la oportunidad para hacerle a Camille una de mis foto entrevistas del Camino (uno de mis proyectos para mis Caminos en el que retrato y hago preguntas a peregrinos y gente local relacionados con el Camino de Santiago).

Con otro desayuno de campeones, mi barriga bien llena y sin visos de ver la lluvia remitir, siendo además ya las 10:30, cubrí mis alforjas lo mejor posible y me puse de nuevo en ruta hacia Santiago. Deseándole un buen y merecido descanso a Camille, me aventuré con mi querida Orbea por unos senderos más arduos que de costumbre, poniéndola a prueba por rutas enfangadas y estrechas que me dejaron más moreno que en un solárium...

Nieblina

Quinto consejo ciclista para el Camino: sobre todo en el Camino del Norte, llévate chubasquero y fundas para la lluvia, casi seguro las necesitarás en algún momento de tu periplo.
— 10 de junio 2015

A veces los cambios más grandes cambios de la vida vienen de las decisiones que parecen menos importantes

Los gallegos (región al noroeste de España) nos caracterizamos por nuestra perseverancia y terquedad, así que llevé hasta sus límites mi igualmente decidida bici vasca; puedes ver aquí (sólo en inglés; alternativa española aquí) la preciosa historia de la legendaria marca de bicis Orbea en palabras del ex-ciclista profesional Pedro Horrillo para Rouleur.

Con persistencia vasca y gallega, conseguí un ascenso heroico para mí llevando mis casi 25 kg de bici y alforjas a la colina de una de las ciudades más conocidas y grandes del País Vasco: ¡la ciudad de Bilbao! Con un timing perfecto, la lluvia se paró justo a tiempo para dejarme hacer unas fotos y disfrutar de la belleza natural vasca:

¡¡¡Bilbao!!!

Bilbao, conocida internacionalmente por albergar una de las obras arquitectónicas mas destacadas del mundo, el impresionante Museo Guggenheim, tiene sin embargo mucho más que ofrecer que eso. Es la décima ciudad de España y aunque está marcada por un importante origen industrial, se ha convertido en una ciudad cosmopolita que une su herencia vasca con una re-urbanización moderna creando una ciudad viva y conectada con los tiempos actuales.

En definitiva, Bilbao es una ciudad que bien vale la pena visitar si se viaja al País Vasco o, como en mi caso, se atraviesa peregrinando. Sin embargo no soy muy aficionado a las grandes ciudades y menos aún a los grandes albergues masificados que suelen tener, por lo que me fui en dirección hacia la siguiente ciudad en el Camino, Portugalete (no no, no preguntes, nada que ver con Portugal ;) ). Aún sin ser todo lo que hay, no pasar por el Guggenheim estando en Bilbao, es como visitar París sin pasar por la Torre Eiffel... Así que desviándome del Camino, seguí el río Nervión para sacar por lo menos dos fotos de este logro arquitectónico de Frank Gehry; échale un vistazo a su TED Talk (hay opción para subtítulos en español) para conocer más sobre este fantástico artista.

El impresionante Museo Guggenheim de Frank Gehry

Después de sacar algo más que un par de fotos de este emblemático museo y bastante alejado del Camino del Norte original, continué por la orilla del río con la esperanza de llegar a un puente... Sin embargo no encontré ninguna forma de atravesarlo y acabé adentrándome de lleno en la zona industrial de Bilbao, una de las principales piezas de la maquinaria industrial de España:

Sin ser las idílicas rutas naturales del Camino del Norte, este desvío me permitió apurar el ritmo y llegar a Portugalete más pronto que en otras ocasiones. Deseando ya cruzar el río, perplejado me quedé al ver que no había ningún puente, pero aun así, conseguí cruzarlo... y no no, no he tenido que poner a prueba la flotabilidad de mi bici ni tampoco mis habilidades de nadador, ni tampoco estaban los remadores de la zona dispuestos a portear mis 25 kg... La forma de cruzar el río en Portugalete es con un puente de lo más peculiar y que nunca había visto antes, conformándose por sí mismo como la construcción más importante de Portugalete: el Puente de Vizcaya.

¡El puente de Vizcaya!

Lo que se ve es una especie de cabina que transporta coches, personas, bicicletas y como en mi caso, peregrinos, a través del río Nervión; también llamado puente colgante. Erigido en 1893, el concepto es fruto de uno de los discípulos de Gustave Eiffel, Alberto Palacio, quién ante la necesidad de crear un puente de fácil paso para los barcos pero a un coste reducido, fue ésta la original idea que se le ocurrió. Tanto es así, que la unión de su eficiente funcionalidad y belleza hicieron que fuera escogido a formar parte por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, siendo así el único monumento industrial de España con ésta distinción.

Camino North - Day 05 - Copyright Ivan Blanco - LR-6924.jpg

Tras este hermoso salto me fui a buscar el albergue municipal, para acabar descubriendo que estaba... cerrado. Además, la pensión más cercana se llenó justo 10 minutos antes de que llegara. Sin embargo, me ayudaron a encontrar otras pensiones e incluso llamaron algunas directamente para preguntar si tenían disponibilidad. Así fue y ello me llevó a mi siguiente sorpresa urbanística, me indicaron que había que subir y que podría utilizar las cintas transportadoras.. ¿en serio? ¿Cintas? Me rasqué la cabeza y acabé deduciendo que querían decir ascensores.. pero sorpresa, sorpresa, las cintas transportadoras son reales. Me callé la boca y al menos no está nada mal que otro medio lleve mi bici de vez en cuando.

Acomodado en mi hogar para este día y sin otros peregrinos a la vista, me lancé a esta encantadora ciudad, buscar mi cerveza favorita (puedes ver el amor que le tengo a partir del día 3 de mi Camino Francés) y terminar mi quinto día con uno de los  atardeceres más increíbles que jamás he visto en mi vida. Me pasé literalmente una hora entera sacando fotos.

¡Explosión de colores!

A pesar de las tormentas, lluvia, barro y demás inconvenientes, no desesperes, el Camino de Santiago es una prueba de sacrificio y entrega que te acaba recompensando con gratificantes descubrimientos, despertando hasta el más explorador en ti.

Si quieres ver más de esos momentos, estate atento a mis próximas entradas de mi Camino Por el Norte en FacebookTwitterInstagram o Pinterest.