contact ME

Use the form on the right to contact me.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right.

Name
Name
Checkbox


Nice
France

Por el Norte: Día 1 Biarritz - St. Jean de Luz

Diario

Versión española del blog

Spanish version of the blog

Por el Norte: Día 1 Biarritz - St. Jean de Luz

Ivan Blanco

Back to English

¿Alguna vez has tenido esa sensación de hormigueo en el estómago mientras te preparas para un nuevo viaje?

Van unas cuantas cosas para un Camino de Santiago...

Hablo de ese pequeño cosquilleo, mariposas para otros, nervios o incluso piel de gallina que, en mi caso, vienen cada vez que me enfrento a algo nuevo y emocionante, como en este ocasión, una nueva aventura: recorrer el Camino del Norte!

Tras un poco de planificación durante las semanas previas a mi salida, uno supone que la noche anterior del viaje debería ser una tarea fácil... sin embargo es ahí cuando surgen todas esas emociones y me acabo pasando la mayor parte de la noche embalando, comprobando, empaquetando un poco más, comprobando de nuevo, sacando algunas cosas, poniéndolas de nuevo, comprobar un poco más, casi listo, pero vuelta a comprobar, si sí o si no, adentro, afuera ... y así durante un par de horas, para al final terminar con menos sueño de lo deseado.

Listo para volar

Pero primero, como saliendo de mi hogar actual (Niza, Francia) iba a ser un viaje demasiado largo, me embarqué en un vuelo a Biarritz para iniciar más cerca del Camino del Norte. Con la ayuda de mi querido amigo Alfio, o Rinco para los amigos, nos llevamos mis casi 20 a 25 kg de bicicleta y alforjas, y así evitar cargarme la espalda antes de siquiera comenzar el verdadero reto :)

Ya en el avión y sin siquiera iniciar mi periplo, sufrí mi primer accidente... sí, esa palabra y avión no combinan muy bien... pero tranqui, acabé bebiéndome menos cerveza y se me mojaron un poco las piernas. Esto no obstante, no evitó que diera brincos en mi asiento cuando me iba acercando a Biarritz; situada en el suroeste de Francia, con tal diversidad e historia que solía ser visitada por monarcas de toda Europa y hoy día es una de los principales localidades surferas de Francia (más información aquí). Aún templado de la cálida Costa Azul, rápidamente me sumergí en los paisajes grises y nublados más típicos del País Vasco.

Y HOP hacia una nueva aventura

Tan pronto como me bajé del avión, armé mi querida Orbea y en un plis me encontraba recorriendo el camino con nubes, pero sin lluvia, y esa sensación de hormigueo de una nueva aventura por comenzar.

Lo que se supone que iba ser una ruta rápida hacia San Juan de Luz, se transformó en un agradable paseo de fin de semana, serpenteando a la par turistas, surferos y amantes de la playa. Queriendo encontrar la credencial del Peregrino (que es como un pasaporte del Camino), no hubo forma de encontrar a nadie en todas las iglesias por las que pasé, por lo que salí de la bulliciosa Biarritz para reunirme con la belleza natural del País Vasco francés y pedaleando por estrechos senderos todo a lo largo de la costa, ¡una gozada!

 
Consejo ciclista para el Camino: ¡disfruta de la ruta!
— 6 de junio 2015
 

La buena gastronomía vasca

Habiendo empezado éste segundo Camino de Santiago igual de relajado que en mi primera ocasión (que resultó en unos matadores 20km de subida... descubrelo aquí), no pude resistir la tentación de parar en un bar de lo más encantador. Viendo las almohadas, hamacas y la barra sobre la playa con unas magníficas vistas al mar, la parada se hacía más que obligada. Viendo sus platos vascos en el menú y el olor que desprendía la cocina, un buen plato de txistorra y una cerveza Vasca hicieron el resto para convencerme con una parada en boxes antes de dirigirme al destino final de la jornada.

Al final, una vez que llegado a Saint Jean de Luz con la puesta del sol acechándome, entré en esta hermosa ciudad costera para descubrir que, a pesar de estar en el Camino de Santiago, no tiene ningún alojamiento específico para peregrinos. En el Camino, la forma más típica de alojamiento es el albuergue, un refugio concebido principalmente para peregrinos (según los casos). Otras opciones pueden ir desde una vivienda albergue, que a veces es una casa en propiedad privada con algunas habitaciones para los peregrinos, una iglesia, un pabellón polideportivo (especialmente durante períodos de con mucha afluencia de peregrinos) o incluso increíbles monasterios.

Visca Barça

Con casi cero opciones para encontrar alojamiento a las 22:00 de la noche... no tenía más opción que recurrir a lo que normalmente intento evitar, un hotel. Paseando por Saint Jean de Luz, el más barato que encontré fue uno con un nombre muy familiar para mí gracias a mi trabajo en Mónaco... ¡el Café de París! Mi elección se basó en disponibilidad, una zona segura para guardar mi bici y un bar que vi al pasar y donde echaban la final de la Champions League entre la Juventus y el Barça, la cual ganó 1-3: ¡Visca Barça!

Disfrutando de unas buenas pintas y un concierto sorpresa durante el partido, mi corto pero intenso, primer día en el Camino llegó a su fin con un descanso de lujo antes de dirigirme a unos duros 14 días de Camino por la costa y así llegar a mi querida ciudad de origen: Santiago de Compostela.

Sigue mis historias del Camino del Norte cada semana con un nuevo día, y descubre cómo me fue arrastrando mi querida y pesada mula a través de la costa norte de España ;)